cabeAEBM
cabecera

Martes, 30 Abril 2019

RISO UN NUEVO ENFOQUE DE GESTIÓN DE LA ACTIVIDAD EN EL LABORATORIO CLÍNICO

Escrito por Santiago Prieto Menchero | Daniel Pineda-Tenor | Nicolás Prieto García

Figura 1. Modos FIFO, LIFO y RISO. Diferentes opciones y prioridades. Hay dos tubos urgentes, uno detectado en recepción5 y otro que pasa inadvertido como rutina3.

Los términos FIFO, LIFO y FEFO se usan habitualmente en gestión (Tabla 1).  

El laboratorio clínico, puede aplicarlos a muestras y tiempos de respuesta: considerando “caducidad” como “compromiso de respuesta”. Cada laboratorio tiene modelos diferentes, pero la combinación FIFO/rutina y LIFO/urgencia es frecuente, aplicando entradas manuales específicas para urgencias en los analizadores. Realmente conviven dos laboratorios: rutina/urgencias.
En el presente artículo, introducimos un nuevo concepto (RISO) que redefine esos enfoques desde una perspectiva que aúna automatización, sistemas inteligentes y orientación a resultados sobre el paciente.

Tabla
Tabla 1. Algunos términos utilizados aplicables en la gestión de muestras (monoatributo).
 
Avances en las tecnologías de la información (HCE - Historia Clínica Electrónica y SIL - Sistema Informático del Laboratorio) y en robótica/cadenas analíticas (LAS - Laboratory Automation System / SAL - Sistema de Automatización del Laboratorio) permitirían mejorar e innovar estos esquemas. La sofisticación de los sistemas aumenta las posibilidades de efectividad real, categorizando solicitudes por su prioridad de salida en bloque (cumplimiento de una serie de criterios) o individualmente en función de necesidades concretas.

Proponemos un nuevo enfoque denominado RISO (Random In, Smart Out), que prioriza el procesamiento, verificación y validación según fecha/hora de salida en que se necesita.  

¿Qué ocurre con una entrada única de todas las solicitudes (rutina, urgencias, hospitalización, hospital de día, consultas de alta resolución, etc.)?. Si las muestras son recibidas de manera aleatoria en el la-boratorio, su procesamiento, en ausencia de un siste-ma de gestión inteligente, no será eficiente ni ade-cuado a las necesidades del paciente. Es necesario definir un sistema que señalice al recepcionar la muestra, su prioridad/necesidad del resultado por parte del clínico. Y que sean procesadas por orden de prioridad de salida, en lugar de por orden de entrada.

Planteamos un cambio de paradigma en los flujos de trabajo. Frente al aumento de la velocidad de procesamiento como eje, el objetivo no debería ser estratificar muestras y/o reducir globalmente tiempos de respuesta, sino adecuarlos a las necesidades reales del paciente, minimizando tiempos cuando tienen efecto sobre la atención prestada.
 
Implementar RISO es:
  1. Definir prioridad de resultado. Consensuar iempos de respuesta y prioridad en función de los compromisos adquiridos en cada solicitud.
  2. Sistema informático del laboratorio (SIL). Capaz de definir categorías y gestionar flujos en función de diversos atributos, adecuando cada solicitud a las necesidades reales del paciente. Incorporando la fecha/hora en la que se requiere el resultado (fecha/hora de visita o consulta) y actualizándola mediante mensajería HL7 o web-service.
  3. Sistema de automatización del laboratorio (SAL). El sistema preanalítico y/o SAL será capaz de reordenar muestras para procesarlas según prioridad (por categoría o solicitud personalizada). Los analizadores encolarán el orden de procesamiento por prioridades.
Diseños ineficientes de laboratorio tratan de resolverlo aumentando el número de equipos o de personal. Pero es posible incrementar el rendimiento tecnológico y mejorar la respuesta mediante análisis de procesos e implementación de sistemas de gestión efectivos. El modelo no supone requerimientos excepcionales para el solicitante (acceso aleatorio Random In) pero permite priorizar la emisión de informes en función de las necesidades clínicas y procedimientos consensuados (salida inteligente Smart Out).  

No siempre se necesita más máquina, sino más inteligencia en el proceso.

No debemos medir tiempos de respuesta, sino % de solicitudes/pruebas disponibles dentro del tiempo de respuesta comprometido para cada situación concreta.

El tiempo de respuesta “fijo” no es válido como indicador en ninguna de sus modalidades. Sí lo es el porcentaje de informes entregados en tiempo inferior o igual al pactado (Slack time negativo).

Bibliografía
  1. Knowles S, Barnes I. Lean laboratories: laboratory medicine needs to learn from other industries how to deliver more for less. J Clin Pathol. 2013;66(8):635-7.
  2. José Ramón Vilana Arto Gestión de Stocks http://api.eoi.es/api_v1_dev.php/fedora/asset/eoi:75256/componente75254.pdf  (acceso 10/01/2019).
  3. Leaven LT. Improving Hospital Laboratory Performance: Implications for Healthcare Managers. Hosp Top. 2015;93(2):19-26.
  4. Armbruster DA, Overcash DR, Reyes J. Clinical Chemistry Laboratory Automation in the 21st Century -Amat Victoria curam (Victory loves careful preparation). Clin Biochem Rev. 2014;35(3):143-53.
  5. Dolci A, Giavarina D, Pasqualetti S, Szőke D, Panteghini M. Total laboratory automation: Do stat tests still matter?. Clin Biochem. 2017;50(10-11):605-611.
  6. Goswami B, Singh B, Chawla R, Gupta VK, Mallika V. Turn Around Time (TAT) as a Benchmark of Laboratory Performance. Indian J Clin Biochem. 2010;25(4):376-9.
  7. Pati HP, Singh G. Turnaround Time (TAT): Difference in Concept for Laboratory and Clinician. Indian J Hematol Blood Transfus. 2014;30(2):81-4.

Autores

Deja un comentario

Por favor autentifícate como usuario para dejar un comentario.