cabeAEBM
cabecera

Lunes, 31 Diciembre 2018

PRESENCIA DE CILINDROS MIOGLOBINÚRICOS EN EL SEDIMENTO DE ORINA DE UN PACIENTE ADULTO

Escrito por Sonia Constanza Cervantes García | Ana Comes Raga | Miguel De Lamo Muñoz

Figura 1. Sedimento de orina de paciente varón adulto (microscopía óptica de campo claro, 400x). Imagen de cilindros de aspecto pigmentado con color marrón-rojizo. Este hallazgo, junto con otros datos de laboratorio, sugiere que los cilindros están formados por mioglobina.

Presentamos el caso de un paciente de 25 años que acudió al Servicio de Urgencias de nuestro Hospital por presencia de coluria en dos ocasiones desde el día anterior. Procedente de un centro penitenciario, el paciente reconoció dependencia a la marihuana negando el consumo de otras sustancias tóxicas. En la anamnesis afirmó haber realizado ejercicio intenso durante los dos últimos días.
Se solicitó el estudio de sedimento y anormales en orina con un resultado de proteinuria de 200 mg/dl (++) y sangre en orina de 1 mg/dl (+++) en la tira reactiva. No se visualizaron hematíes en el sedimento urinario y sí se observaron elementos de morfología cilíndrica, superficie granular y coloración homogénea rojiza-marrón (Figura 1).

Ante el hallazgo de estos cilindros pigmentados probablemente compatibles con cilindros de mioglobina, sumado a la historia clínica del paciente, se amplió por parte del facultativo responsable del laboratorio de urgencias la determinación de creatina quinasa (CK) sérica y estudio de tóxicos en orina. Los resultados obtenidos fueron los siguientes:

  • Benzodiacepinas en orina positivo, siendo negativo para el resto de tóxicos.
  • Bioquímica sérica: CK de 109.471 U/L; los parámetros que evaluaron la función renal fueron: urea de 43 mg/dL y una creatinina de 1.17 mg/dL;  aminotransferasa 178(ALT/GPT) de  U/L; Aspartato aminotransferasa (AST/GOT) de 698 U/L; Aldolasa de 468.8 U/L; LDH de 5.457 U/L.
El paciente fue ingresado con un diagnóstico de rabdiomiolisis y tras una favorable evolución se le dio el alta a los 4 días.

La rabdomiolisis es una patología secundaria a la necrosis del músculo esquelético. Como consecuencia existe liberación del contenido celular al torrente sanguíneo. La mayoría de las sustancias liberadas son deletéreas para el organismo, siendo las principales la CK, GPT, aldolasa y LDH.
La complicación más frecuente es la insuficiencia renal aguda debida a las elevadas concentraciones de mioglobina1, produciendo nefrotoxicidad y precipitación en los túbulos renales2.

Las causas pueden ser tanto hereditarias (por déficits enzimáticos) como adquiridas (tóxicos, fármacos, ejercicio muscular intenso, daño muscular directo, isquemia, trastornos metabólicos, miopatías autoinmunes…)3.

El cuadro clínico puede tener una presentación variable. La orina adquiere un color oscuro característico (color rojo-café) siendo una manifestación clásica de rabdomiolisis, y se debe a la gran cantidad de mioglobina que se elimina a nivel renal.

La mioglobina se puede detectar mediante las tiras reactivas de orina, ya que la porción de ortotoluidina de las mismas se tiñe de azul en presencia de hemoglobina o mioglobina3. Pero se debe realizar un examen del sedimento urinario al microscopio para realizar el diagnóstico diferencial en el laboratorio. Los cilindros de mioglobina pueden distinguirse de los cilindros de hemoglobina por su visualización al microscopio, y por el conocimiento del contexto clínico, el cual es necesario. En los casos de hemoglobinuria, los cilindros suelen aparecer junto con eritrocitos4.

En conclusión, ante la aparición de orinas coloreadas o no, de aspecto hemático, y un resultado positivo para sangre en la tira reactiva, el especialista de laboratorio debe valorar el diagnóstico diferencial entre: hematuria, hemoglobinuria y mioglobinuria.
Bibliografía
  1. Henares García P. Rabdomiólisis secundaria a ejercicio físico en un gimnasio. Semergen. 2012;38(1):53-5.
  2. Nguyen TTA, Conrad S. A new structure-based similarity measure for automatic ontology matching. KDIR 2012 - Proc Int Conf Knowl Discov Inf Retr. 2012;272–83.
  3. Nogueira Salgueiro, P. Rodríguez González T, Afonso Medina M. El papel del laboratorio  en la rabdomiolisis. Taller Lab clínico. 2011;1:1–28.
  4. Fogazzi Giovani B. The urinary sediment. An integrated view. 3rd ed. 2009. 95-98 p.

Autores

Deja un comentario

Por favor autentifícate como usuario para dejar un comentario.