cabeAEBM
cabecera11

Lunes, 30 Septiembre 2019

ARTRITIS GOTOSA POR CRISTALES DE URATO MONOSÓDICO

Escrito por Ramón Coca Zúñiga | Arturo González Raya | Fernando Miguel Cantero Sánchez, Posted in Volumen11

Figura 1. Ejemplo de cristales de urato monosódico de un tofo gotoso visualizado en microscopio óptico (objetivo 40x) con compensador rojo (la flecha negra indica el eje del compensador).

El líquido sinovial (LS) es un dializado del plasma que recubre interiormente las articulaciones. Se forma mediante un proceso de ultrafiltración a partir de la red vascular presente en el tejido sinovial y en el cual destacan dos tipos de células conocidas como sinoviocitos tipo “A” y “B”. Los de tipo B tienen función secretora y agregan, entre otras sustancias, mucopolisacáridos con alto contenido en hialuronato que le proporciona al LS su viscosidad característica mientras que los de tipo A tienen función fagocítica.
Figura1plus
Figura 1. Ejemplo de cristales de urato monosódico de un tofo gotoso visualizado en microscopio óptico (objetivo 40x) con compensador rojo (la flecha negra indica el eje del compensador).

El líquido sinovial (LS) es un dializado del plasma que recubre interiormente las articulaciones. Se forma mediante un proceso de ultrafiltración a partir de la red vascular presente en el tejido sinovial y en el cual destacan dos tipos de células conocidas como sinoviocitos tipo “A” y “B”. Los de tipo B tienen función secretora y agregan, entre otras sustancias, mucopolisacáridos con alto contenido en hialuronato que le proporciona al LS su viscosidad característica mientras que los de tipo A tienen función fagocítica.

El estudio del LS es solicitado con frecuencia al laboratorio clínico para orientar el diagnóstico hacia una posible artropatía por cristales, infecciosa u otro tipo de disfunciones reumatológicas como monoartritis o derrame articular. Según recomendaciones del Colegio Americano de Reumatología el estudio del LS se agrupa en:
  • Estudio macroscópico, referido a las características físicas como volumen, color, viscosidad…etc.
  • Estudio microscópico, que incluye el recuento celular y la búsqueda de cristales mediante luz polarizada o tinciones.
  • Estudio microbiológico, con tinción de Gram y cultivos.
  • Estudio bioquímico.
Cada uno de estos estudios proporciona información complementaria que permite valorar el estado de la articulación y orientar hacia el diagnóstico.

El estudio de cristales en LS es básico para el diagnóstico de la artropatía por microcristales y constituye el método de referencia para el diagnóstico de la gota. Los tipos de cristales responsables de la artritis gotosa son el urato monosódico monohidrato (artropatía más frecuente), el pirofosfato cálcico dihidratado, que provoca la conocida seudogota o condrocalcinosis (segunda causa más frecuente de artropatía), y con menor frecuencia oxalato cálcico, apatita y otros fosfatos cálcicos básicos y lípidos (principalmente colesterol).

Diferenciar los cristales de urato monosódico y de pirofosfato es de gran importancia ya que son los cristales más prevalentes. Su identificación requiere de la ayuda de un microscopio con luz polarizada y sobre todo de personal con experiencia porque su forma y características ópticas pueden crear confusión:
  • Cristales de urato monosódico (UMS). Tienen forma de aguja (esporádicamente de esferulito) e intensa birrefringencia con elongación negativa de forma que los cristales paralelos al eje del compensador se observan de color amarillo y los perpendiculares azules.
  • Cristales de pirofosfato (PP). Pueden presen-tar varias morfologías, aunque la más típica es de bastones cortos. Son cristales con birrefringencia débil y elongación positiva, de manera que los cristales paralelos al eje del compensador se observan azules y los per-pendiculares amarillos.
Los cristales deben ser rastreados con un objetivo de 10x y evaluados como mínimo con el objetivo de 40x, prestando especial atención a las áreas celulares. El examen completo del líquido requiere usar el objetivo 100x ya que pueden existir microcristales en gran cantidad que causen la patología y pasen desapercibidos.

Figura2Figura 2. Ejemplo de cristales visualizados en microscopio óptico (objetivo 40x) con campo claro (izquierda), campo oscuro (imagen central) y con luz polarizada y compensador rojo (derecha).

Se presenta un caso de varón de 50 años que acude por dolor intenso, aumento de volumen y calor local en rodilla izquierda de 24 horas de evolución. Se realiza punción de la rodilla accediendo por el receso prepatelar externo y se obtiene líquido de aspecto turbio, recuento de leucocitos: 86.000 cel/μL y abundantes cristales compatibles con urato monosódico.

Bibliografía
  1. Jaroslava D. Cytology of synovial fluid. Cesk Patol 2019 Spring; 55(2):84-91.
  2. Ferreyra M et al. Combining cytology and microcrystal detection in nonpurulent joint fluid benefits the diagnosis of septic arthritis. Joint Bone Spine 2017; 84(1):65-70.
  3. Heselden EL, Freemont AJ. Synovial fluid findings and demographic analysis of patients with coexistent intra-articular monosodium urate and calcium pyrophosphate crystals. J Clin Rheumatol 2016; 22(2):68-70.
  4. Martínez-Castillo A, Nuñez C, Cabiedes J. Análisis de líquido synovial. Reumatol Clin 2010; 6(6):316-21.
  5. Ostovic KT et al. The importance of urgent cytological examination of synovial fluids in differentiation inflammatory and non-inflamatory joint diseases. Coll Antropol 2010; 34(1):145-52.
  6. Aramburu Albizuri JM, García Vivar ML, Galíndez Aguirregoika E, García Llorente JF. Interpretación de los hallazgos en el líquido sinovial de una artrocentesis. Medicine 2009; 10:2219-21.
  7. Gatter RA, Andrews RP, Cooley DA et al. American college of rheumatology guidelines for performing office synovial fluid examinations. J Clin Rheumatol 2005; 1:194-9).
 

Autores

Deja un comentario

Por favor autentifícate como usuario para dejar un comentario.