cabeAEBM
cabecera

Viernes, 03 Agosto 2018

UTILIDAD DE LA ESPECTROFOTOMETRÍA DE ABSORCIÓN EN LA DETECCIÓN DE XANTOCROMÍA EN LA HEMORRAGIA SUBARACNOIDEA

Escrito por Verónica Cámara Hernández | Ramiro Torrado Carrión | Esperanza Cuadrado Galván, Posted in Volumen 8

Figura 1. Espectros de absorción del LCR a estudio (línea continua) y un LCR sin evidencias que apoyen una HSA (línea discontinua).

La hemorragia subaracnoidea (HSA) se produce a consecuencia de un sangrado en la zona subaracnoidea, clasificándose como un subtipo de ictus poco frecuente, pero con una elevada mortalidad1. De ahí, que un diagnóstico certero y precoz sea imprescindible para evitar consecuencias nefastas para el paciente. 
La aportación desde el laboratorio al diagnóstico de esta patología consiste, entre otras cosas, en llevar a cabo un buen análisis de xantocromía. A pesar de las múltiples revisiones sobre el tema, no hay unanimidad a la hora de definir el método más adecuado para ello2,3. Sin embargo, el estudio espectrofotométrico proporciona mayor sensibilidad en los resultados si se sigue un buen protocolo de actuación4, frente al estudio visual que puede conducir a falsos positivos, puesto que el líquido cefalorraquídeo (LCR) puede tener aspecto xantocrómico a consecuencia de una punción traumática.  

El caso a estudio corresponde a un paciente de 73 años, que acude a urgencias por presentar desde hace 10-14 días molestias en la parte posterior de piernas y en ambos muslos dificultándole la deambulación. Diez días previos al ingreso presenta cifras tensionales elevadas con tensión arterial sistólica de 180 mmHg junto con cefalea bifrontal y occipital pulsátil intensa que le imposibilita el sueño. En la tomografía computerizada (TC) de cráneo sin contraste no se observan hallazgos reseñables.

Debido a la sospecha de HSA, entre otras pruebas el clínico solicita estudio de xantocromía, que se realizará mediante espectrofotometría de absor-ción, celularidad y bioquímica de una muestra de LCR.

El LCR obtenido es hemático y no aclara con sucesivos tubos. Desde el laboratorio de urgencias se aporta el informe de la figura 2.

El espectro de absorción obtenido en el estudio de xantocromía (Figura 1) es compatible con HSA. Se observa un máximo de absorción aproximadamente a 410 nm correspondiente a la oxihemoglobina, junto con un hombro entre 450-460 nm asociado a la bilirrubina.

A la hora de llevar a cabo el estudio de xantocromía nuestro laboratorio sigue el protocolo mostrado en la Figura 3 basado en guías actualizadas en el tema5.

Figura2Figura 2. Informe aportado desde el laboratorio de urgencias del LCR analizado.


Figura3Figura 3.
Protocolo utilizado en el laboratorio de urgencias para realizar la prueba de xantocromía.
  1. El clínico debe recoger entre 3-4 tubos secuenciales de LCR.
  2. Lo ideal es analizar el tubo menos hemático (generalmente el último tubo de recogida) siempre y cuando hayan transcurrido al menos 12 horas tras el posible evento. El tubo a analizar debe llegar al laboratorio en mano, y nunca vía tubos neumáticos que se utilizan como transporte en los hospitales.
  3. Se centrifuga a 2.000 rpm durante 10 minutos y se realiza el análisis por espectrofotometría de absorción (380-600 nm) del sobrenadante, esté o no xantocrómico. La muestra nunca debe diluirse y siempre debe mantenerse protegida de la luz. 
  4. Por último se analizan los resultados obtenidos con precaución, sobre todo si hay un pico de bilirrubina y la concentración de bilirrubina en suero es ≥ 1,17 mg/dL, y/o si la concentración de proteínas en LCR es > 1g/L (100 mg/dL).
Lo ideal sería hacer una primera valoración visual, y si se disponen de los medios necesarios, seguir el protocolo expuesto anteriormente (Figura 3) para una valoración espectrofotométrica que aportará una mayor sensibilidad al análisis. Al final tendríamos una valoración completa del LCR que ayudaría al clínico a valorar una posible HSA.

Bibliografía
  1. Vivancos J, Gilo F, Frutos R, Maestre J, García-Pastor A, Quintana F, et al. Guía de actuación clínica en la hemorragia subaracnoidea. Sistemática diagnóstica y tratamiento. Neurología. 2014;29(6):353-70.
  2. Chu K, Hann A, Greenslade J, Williams J, Brown A. Spectrophotometry or Visual Inspection to Most Reliably Detect Xanthochromia in Subarachnoid Hemorrhage: Systematic Review. Annals of Emergency Medicine. 2014;64(3):256-64.e5.
  3. Perry JJ, Sivilotti MLA, Stiell IG, Wells GA, Raymond J, Mortensen M, et al. Should Spectrophotometry Be Used to Identify Xanthochromia in the Cerebrospinal Fluid of Alert Patients Suspected of Having Subarachnoid Hemorrhage? Stroke. 2006;37(10):2467-72.
  4. Long B, Koyfman A, Runyon MS. Subarachnoid Hemorrhage: Updates in Diagnosis and Management. Emergency Medicine Clinics of North America. 2017;35(4):803-24.
  5. Cruickshank A, Auld P, Beetham R, Burrows G, Egner W, Holbrook I, et al. Revised national guidelines for analysis of cerebrospinal fluid for bilirubin in suspected subarachnoid haemorrhage. Annals of Clinical Biochemistry. 2008;45(3):238-44.

Autores

Deja un comentario

Por favor autentifícate como usuario para dejar un comentario.