cabeAEBM
cabecera

Viernes, 03 Agosto 2018

LITIASIS VESICAL CUASI GIGANTE

Escrito por Adriana Rivero Marcotegui | Blanca Acha Santamaría | Raquel Martínez Serrano, Posted in Volumen 8

Figura 1. a) Imagen macroscópica de las 57 litiasis vesicales obtenidas tras cistolitotomía. b) Aspecto interior al corte longitudinal. (**: Cuasi gigante; * Más pequeñas).

Los 57 cálculos presentados (Figura 1a) fueron extraídos mediante cistolitotomía y remitidos al laboratorio para su análisis, el cual se realizó mediante espectroscopía infrarroja (EIR) (Spectrum Two (Perkin Elmer S.L., Madrid, España).
 
De los métodos analíticos existentes, la EIR se ha revelado como uno de los más fiables por su capacidad para detectar material inorgánico y orgánico (cistina/úrico/sales)1. La EIR proporciona los espectros de los componentes presentes en el fragmento analizado y su comparación con una biblioteca espectral de referencia.
Dado que los factores implicados en la nucleación pueden ser diferentes a los del crecimiento del cálculo resulta fundamental el examen separado del núcleo, la sección y la superficie.

Conforme a la clasificación de Daudon2, la descripción morfológico/macroscópica y la compo-sición de los cálculos fue la siguiente (Figuras 1 y 2):
  • Núcleo y Sección: (**,*): duro, estructura compacta, ligera y discontinua laminación concéntrica, color blanquecino; 60%estruvita/40% apatita (IVc).
  • Superficie: (**): esferoidal, color beige-marrón, ligeramente rugoso, mate, 5 cm de diámetro, 96 g de peso; (*): piramidal, color beige-marrón, liso, brillante, 0,3-3,3 g de peso, 0,7x0,7x0,5 -2x1,9x1,1 cm de tamaño; (**, *): 90%apatita/10% estruvita (IVb).
Los cálculos analizados eran mixtos, indicando que los procesos formativos incluían varios factores de riesgo. Los cálculos infecciosos son consecuencia directa de una infección persistente o recurrente por bacterias ureolíticas y suelen ser exacerbados por alguna obstrucción, ya que este tipo de cálculos crece rápidamente3.
 
Figura2Figura 2.
Espectro IR de los cálculos: a) Núcleo y Sección, b) Superficie. (**: Cuasi gigante; * Más pequeñas).

Procedían de un varón (65 años) con anemia (hemoglobina: 6,4 g/dL), insuficiencia renal (filtrado glomerular estimado CKD-EPI: 2,6 mL/min/1,73m2) y aumento de ferritina (408 µg/L), PSA (20,5 ng/mL), CA19.9 (111 U/mL). En orina: pH: 8, nitritos negativo, albuminuria (174 mg/L), hematuria y leucocituria (30-60 hematíes y 30-60 leucocitos/campo). El urocultivo fue informado como orina contaminada por múltiples organismos, prescribiéndose cefuroxima. Tras ecografía se identificó: globo vesical, presencia de numerosas litiasis en su interior y próstata aumentada que improntaba sobre la vejiga. El diagnóstico fue ureterohidronefrosis bilateral grado IV/V e hiperplasia benigna de próstata.

La litiasis vesical gigante (>100 g) representa tan solo el 1% de las urolitiasis. Es más frecuente en varones de edad avanzada siendo la principal causa la obstructiva (75%), y otras la infección crónica o la presencia de cuerpo extraño4.

Los pacientes suelen referir clínica secundaria a la inflamación que la litiasis genera en la mucosa vesical y acuden por síndrome miccional o hematuria. Los cálculos vesicales pueden causar hidronefrosis uni-bilateral5.

La infección del tracto urinario está asociada con la patogénesis de la litiasis vesical (22-34% de los casos). Cabe mencionar gérmenes como Proteus spp, Pseudomonas spp y algunas cepas de Staphylococcus que hidrolizan la urea con el consiguiente aumento de NH3, CO2 y pH (>7,2), sobresaturación de la orina y nucleación heterogénea con formación de cálculo de estruvita (fosfato amónico magnésico)6. La estruvita suele ir acompañada de apatita (fosfato cálcico)1. Generalmente el cálculo es único (70 %) y de composición mixta.

Dado que la litiasis se caracteriza por una alta frecuencia de recidiva conviene conocer su composición química para instaurar el tratamiento adecuado e incluso como elemento imprescindible en el estudio del origen de la enfermedad7.

Bibliografía
  1. Guerra López JR, Güida JA, Della CO, Ricardo R. Estudio de cálculos renales por espectroscopía de Infrarrojo. Acta Bioquim Clin Latinoam  2008; 42(2): 189-93.
  2. Daudon M, Bader CA, Jungers P. Urinary calculi: review of classification methods and correlations with etiology. Scanning Microsc 1993; 7(3): 1081-106.
  3. Miller N, Evan A, Lingeman J. Patogenia de los cálculos renales. Urol Clin N Am 2007; 34:295-313.
  4. Lázaro Rodríguez T, Camilo Ramírez AF, Bueno Sánchez E, Horroutinel Scull RS. Litiasis Vesical gigante. Rev Cub Med  Mil 2013; 42(3): 411-6.
  5. Ciftci H, Savas M. Unilateral hydronephrosis. Secondary to Giant Bladder Stone. Turk J Urol 2008; 34: 261-3.
  6. Griffith DP. Urease stones. Urol Res 1979; 7(3):215-21.
  7. Tiselius HG, Ackermann D, Alken P, Buck C, Conort O, Gallucci. Guidelines on urolithiasis. Eur Urol 2001; 40(4):362-71.

Autores

Deja un comentario

Por favor autentifícate como usuario para dejar un comentario.